La biodanza le pone chispa a la existencia. Es experimentar la alegría de moverse. Es sentir amor por la vida y por el universo entero. Es integrarnos con el mundo, con el otro, sin perder nuestra esencia. Es sentir que cada célula de nuestro cuerpo se estremece y que el deseo habita dentro nuestro. Es reinventarse, probando nuevos patrones que pueden integrarse a la vida. Para conseguir todo esto, esta danza se realiza a través de ejercicios con música que provoca emociones que resuenan dentro nuestro y que conforman vivencias únicas, con el objetivo de recuperar el placer de vivir.

 

 

  • Todos los MIÉRCOLES laborables de 19:00 a 20:30h
  • Costo: 40e mensuales

 

 


 

SÒNIA VIZCAÍNO

 

Facilitadora de biodanza formada con Vítor Lemelle y lincenciada en Educación Física por la INEFEC.